Por qué cuidar tus niveles de glucosa aunque no seas diabético

A causa de las tasas de obesidad más altas y descontroladas de la historia, se ha despertado un creciente interés en estudiar los niveles de glucosa en la sangre y sus cambios cuando ingerimos ciertos alimentos. Muchos se han comenzado a cuestionar si en verdad la culpa de las enfermedades modernas se debía a las grasas. La gente no está bajando de peso ni mejorando su salud con una dieta alta en carbohidratos y baja en grasas. Simplemente esto NO funciona. Los efectos que se han visto son los contrarios.

Esto ha llevado a dirigir sospechas (con total razón) en el azúcar. Ese que ahora le agregan a TODOS los alimentos procesados y que por cierto, es en lo que se convierten todos esos carbohidratos que comes en exceso en tu cuerpo.

Para ponertelo de manera sencilla, todos los carbohidratos al ser ingeridos estos se transforman en glucosa, esa glucosa va directo a la sangre y generan incrementos bruscos o picks de glucosa en la sangre, para contrarrestar esto, el pancreas libera insulina, que es la que se encarga de tomar esa glucosa que está en exceso en la sangre y llevarla a las células para que sea usada como combustible.

Pero a menudo sucede que la cantidad de glucosa es muy alta, en especial si has comido muchos alimentos con alto contenido de almidones y azúcares (carbohidratos) que es lo común en nuestra dieta occidental, entonces las células ya no necesitan más glucosa y no aceptan más, por lo que la insulina se ve en la necesidad de hacer algo con ella, y lo que hace es transformarla en grasa y almacenarla de esta manera para tener una reserva de energía para momentos en los que no haya comida disponible.

El problema es que esos momentos de «no hay comida disponible, sobreviviré con mi grasa almacenada» no llegan, y debido a lo común de nuestras dietas occidentales constantemente estás metiendo carbohidratos procesados (harinas y azúcar) a tu cuerpo, lo cual genera más y más almacenamiento de grasa corporal. Y bueno ya saben, alli se produce el sobrepeso y luego la obesidad, que a la larga puede llevar al desarrollo de la diabetes tipo 2, hipertensión, y una serie de enfermedades metabólicas. El asunto es serio.

¿Por qué cuidar tus niveles de glucosa si no tienes diabetes?

Existen varios estudios científicos realizados en personas no diabéticas que avalan que los picks de glucosa en sangre causan:

  • Hambre
  • Antojos de dulce y chatarra
  • Fatiga
  • Sentimientos de tristeza

Existen varios estudios científicos que han demostrado que en cualquier persona, los picks de glucosa y fructosa causan:

  • Envejecimiento prematuro de los órganos
  • Arrugas en la piel
  • Inflamación crónica
  • Riesgo de diabetes tipo 2
  • Riesgo de enfermedades cardiovasculares
  • Riesgo de alzheimer

Solíamos pensar que solo los diabéticos tenían picks de glucosa (por encima de los valores normales), pero un estudio de Stanford demostró otra cosa, en el 2018 se demostró que un 80% de personas no diabéticas presentan altos picks de glucosa en sangre cuando ingieren alimentos comunes como cereal de desayuno.

Comparte en Pinterest

¿Cómo evitar estos picks de glucosa en sangre después de las comidas?

Ten em mente que, cuando tus niveles de glucosa son altos, tu cuerpo deja de usar grasa como combustible (¡así no se pierde peso!) por lo tanto seguir estas sencillas recomendaciones no solo te va a ayudar a evitar picks de glucosa en sangre, sino a evitar el sobrepeso e incluso a bajar de peso.

  • Prefiere desayunos bajos en carbohidratos y azúcares, como el desayuno cetogénico (huevos, tocineta, aguacate, queso, berries)
  • Incluye en tus platos vegetales de hoja verde o altos en fibra (los que no son tubérculos)
  • Cuando comas, cómete primero la ensalada o vegetales, luego la proteína y de último los tubérculos o carbohidratos simples como el arroz.
  • No consumas bebidas azucaradas ni artificiales ni naturales.
  • Combina tus carbohidratos siempre con suficiente proteína, fibra y grasas buenas
advert-image