hambre nocturna

¿Te Ataca el Hambre Nocturna? Seguramente les ha pasado (como a mí), que por más que coma durante el día, al llegar la noche y acercarse la hora de dormir, nos dan fuertes deseos de comer comida chatarra. Comer este tipo de comida con frecuencia y más aún después de las 8 p.m. puede ocasionar que ganemos unos kilitos de más que no son deseados, en especial en zonas como el abdomen, caderas y piernas.

Varios estudios han demostrado que ese “antojo” nocturno se da con frecuencia cuando consumimos más del 25% de las calorías del día en la tarde (almuerzo) o noche (cena) y menos en la mañana (desayuno, meriendas). En vista de esto, te recomendamos seguir los siguientes tips para evitar esos antojitos de noche y lucir más saludables.

  1. Come más de 3 veces al día, complementando las comidas principales como el desayuno o almuerzo, con pequeñas porciones de alimento entre ellas, es decir; hazte amiga de las meriendas y que éstas sean naturales. Recomendamos: Jugos verdes, licuados verdes, una manzana, un puñado de nueces o almendras, un yogurt griego con berries, un trozo de celery con mantequilla de maní.
  2. Come más grasa saludable. Crecimos con un miedo infundado a las grasas, porque supuestamente eran dañinas para el corazón, porque son altas en calorías, etc. Pero lo cierto es que recientes estudios demuestran que comer grasa no solo es necesario, sino que saludable. Eso si, elige las grasas correctas, evita las grasas provenientes de aceites rancios altamente procesados como lo son los aceites vegetales provenientes de semillas y los aceites hidrogenados.
  3. Hazte amiga de la fibra, los alimentos ricos en fibra natural te ayudarán a sentirte más llena por más tiempo y te harán sentir saciada. Recomendamos: muchos vegetales de hoja verde, avena, chia, linaza molida, frutas y muchas semillas.
  4. Incrementa tu consumo de proteína en la cena, esto te hará sentir saciada, pues para tu cuerpo son más difíciles de digerir, digamos que le estás dando a tu estómago más con qué estar entretenido.
  5. Duerme lo suficiente, cuando duermes poco o te quedas despierta hasta tarde, tienes mayor probabilidad de padecer antojos nocturnos.
  6. Mantente ocupada, y es que una de las razones por las cuales el hambre nocturna aparece, es porque la mente no tiene en qué ocuparse.
  7. No cenes tan temprano, si eres de las personas que cenan a las 5 o 6 p.m., es normal que tu cuerpo ya te pida alimento a las 9 p.m., así que si eres de las que se acuestan tarde estudiando o por alguna actividad, lo mejor es que corras la hora de la cena para las 7 u 8 p.m (máximo).
  8. Si luego de seguir los consejos anteriores, sientes teniendo antojos nocturnos, primero intenta tomando agua, si no pasa tomate un té verde natural sin azúcar o un snack saludable como un poco de nueces o media manzana.

¿Te gustó este artículo? No dejes de ver nuestras recetas de licuados verdes

advert-image